jueves, agosto 18, 2005

El sentido del exito


Hoy recibí una llamada al teléfono de mi casa, de esas típicas llamadas en las cuales una voz, luego de saludar rápidamente, se lanza en un interminable discurso que apenas da tiempo para simular algún interés. Esas llamadas que al segundo de haber levantado el teléfono te arrepientes de haber contestado y comienzas a bajar la mano para cortar. Total, ya sabes lo que viene: una nueva línea de teléfono que no necesitas, un seguro de vida que no estás buscando, un crédito de consumo con la tasa más baja del mercado, un celular para el abuelo que apenas escucha o esa luna de miel de lujo que no tuviste, eso sí con el sistema de tiempo compartido. A estas alturas, salvo que estés muy aburrido ya colgaste.

La llamada que recibí hoy no era de esas –de ser así no se habrían enterado- era de una Fundación para ayudar a niños que sufren de cáncer. Menuda tarea pensé y recordé cuando fui al hospital Regional de Antofagasta –algunos años atrás- con el quijotesco intento de leer uno que otro cuento a los niños durante sus largas horas de quimioterapia. Mi oferta no fue atractiva en ese momento…..en otra oportunidad lo será.

Pero mi intensión no es comentarles acerca de mi frustrado intento de solidaridad, y llorar las penas. Mi objetivo es compartir la reflexión que dicha llamada motivó, acerca del equilibrio que le damos a nuestra vida. Equilibrio muy etéreo por lo demás, orbitando constantemente entre la búsqueda del éxito profesional y el crecimiento personal.

¿Desequilibrio tal vez?. Definitivamente y en más de algunos momentos, que se acentúa cuando me observo más y más invadida por el trabajo, por las semanas eternas de estudio, por aquellas reuniones a las que asisto por debilidad, por trámites urgentes que nunca pueden esperar, por pagos que cubrir, por imprevistos que solucionar. En fin, por un huracán de acontecimientos que conforman la carrera loca de la vida, que no da respiro para mirar a los otros, a aquellos cuyo tranco -algunas veces cansado y lento, otras con cierta desilusión- vamos dejando en el camino.

Y tal vez ahí está el equilibrio, cuando somos capaces de detenernos, mirar a ese otro y descubrir en su mirada la propuesta que transforme nuestro accionar diario, otorgándole un sentido más allá de nosotros mismos, con un significado concreto, responsable, del cual elegimos hacernos cargo. Tal como plantea Viktor Frankl para quien el hombre no llega a ser realmente hombre y no llega a ser plenamente él mismo, sino cuando se entrega a una tarea y se pone al servicio de una causa.

6 comentarios:

Vesna Karmelic Pavlov dijo...

Hola Esther:
Qué alegría y qué gusto saber de ti después de tanto tiempo!!!!

Sí, soy la misma de aquellos años...y ando en estas...
me gustó mucho elpost que escribes acerca del éxito, noción tan estereotipada hoy.Para mi, eléxito es hacerte cargo y comprometerte con aquello que te apasiona enla vida y te quita el sueño, per que al mismo tiempo le agrega valor solidariamente o le hace bien a un otro.
(Creo que Luksic, de quien indirectamente hablas en tu blog, es un ejemplo de ello en muchos aspectos)
Genial el nombre del blog. (Muy psicológico...)
Un abrazo y sigamos en contacto.

Perplejo dijo...

Aun soy muy egoísta o individualista, pero asumo lo que dices como un proceso hacia donde uno debería dirigirse. Se me ocurrió la persona que decide tener un hijo. En ese caso, el razonamiento es el mismo que tú dibujaste, pero yo a mí me cuesta entender a los hijos sin todo lo previo, sin el amor y todas esas cosas desde donde deberían brotar esos hijos. Por eso, por ejemplo y citando algo de manera arbitraria, me cuesta entender las aspiraciones a priori de tener hijos. Aun soy muy egoísta o individualista.-

Anónimo dijo...

Esther, por fín me dí tiempo para entrar en tu bolg, te felicito pues el tema que tocas es muy poco valorado hoy en día, en general las personas prefieren vivir en forma liviana sin cuestionarse mucho( por no decir nada), basando su vida y éxito sólo en lo material y dejando muy poco a la misericordia y a la solidaridad con los que más necesitan. Ojalá esa reflexión te lleve en algún momento de tu vida a retomar esa u otra idea loca como la que tuviste y que expresas al comienzo de tu reflexión pues como te conozco sé que puedes entregar mucho a los demás. Un abrazo de tu amiga Cecilia.

Pilar dijo...

Hola Ester. Te cuento que ahora voy saliendo a Curicó a ver a mi familia, realmnete no te podría explicar por pasos como hice para bloquear los spam, pero saque la información de este excelente blog de ayuda http://ayudaparatodos.blogspot.com/
visitalo y revisa los post antiguos, ahi te señala los pasos en el Template. Y si no encuentras la respuesta puedes preguntar, son super buena onda y te van a responder, puedes incluso enviarles un email si quieres ser hacer mas directa y personal la consulta.
A la vuelta leeré con detención tu blog, y seguimos en contacto ok.
Feliz 18!, hasta pronto.-

Alexis Collao dijo...

El sentido del exito. para mi el sentido del exito tiene para cada persona diferentes matices, creeo que para mi esta definida en una serie de etapas dentro de mi vida personal , tanto por lo que he hecho como estudiante dentro de la Universidada como, a nivel personal, en estos monentos mis metas a corto plazo es salir de la universidad y trabajas. Pero el exito se traduce tambien es ser persona en entregar lo mejor de ti a las personas.... con respecto a la Responsabilidad Social empresarial me pregunto o le pregunto, como diferenciar con respecto de lavado de imagen corporativa? dificil

Esther Croudo Bitrán dijo...

Alexis:

Gracias por visitar mi blog, te cuento que tengo otro blog acerca de Responsabilidad Social Empresarial su dirección es http://sociedadresponsable.blogspot.com.
En dicho blog podríamos tocar el último tema del lavado de imagen.

nos vemos en clases